viernes, 16 de octubre de 2015

Siempre que empiezo algo nuevo, es ilusionante, pero que poco me dura la ilusión. 

Un proyecto nuevo, una nueva meta, un futuro a la vuelta de la esquina, complicado, difícil, duro, con ganas, con desgana…

Me gusta empezar proyectos nuevos, ser innovadora, creer que siempre se puede y se debe mejorar, pero no, la mayoría de la gente es conformista, mejor quedarse como se está, sin ganas de mejorar, mejor conocer lo que ya se sabe, y no disfrutar de lo nuevo, de lo aprendido, mejor quedarse en casa con los brazos cruzados, sin hacer el más mínimo esfuerzo para nada. Pero como alguien quiera destacar…, la hemos jodido, colaboración por parte de los demás ninguna, se creen inferiores y para suplir esa inferioridad, te quieren putear. Lo hacen, pero las puteadas son en el fondo ellas.

Nunca quieren aprender, y luego se consideran las más listas y las mejores, incautas, infelices e incultas.


Quizás yo no sea brillante, quizás  ni inteligente, pero me siento feliz al poder compartir mis palabras con aquellos pocos que me quieren escuchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario