lunes, 19 de octubre de 2015

Hoy se celebra el día contra el cáncer de mama.
Todos los días se diagnostican en este país entre 3/4 casos. Es duró esperar a la confirmación.
 Muy muy duro. Yo doy fe de ello. Nunca estuve tan nerviosa. Ni tan apoyada. Excepto por quien me tendría que haber apoyado y como siempre esta ausente de todo, quien diría que se dedica a la sanidad, pero eso es otra cuestión aparte.
No dormía. No comía. Mi entorno estaba seguro que aquello sería bueno, yo no tanto.
 Eran fechas difíciles se acercaba mi viaje a Ceuta y no lo quería anular por nada en el mundo.
 Llegó la confirmación. Era bueno, sólo un fibroadenoma. Llore como llore. Me había salvado de esta.
Pero la historia sigue. Cada vez que hay una revisión tiemblo. Tiemblo, lloró, no se donde meterme. A repetir pruebas. El cáncer no esta lejos, ronda, pero esperó poderle esquivar una y mil veces más.
Gracias a todas las personas que me dieron sus palabras de aliento. A mis compañeras por estar siempre ahí pendiente de mi gracias a cada una de ellas, sois increíbles. Gracias a mi familia por estar siempre ahí. Gracias una y mil veces más.
Al mismo tiempo que yo me libraba, a alguien conocida para mi le diagnosticaron un cáncer de mama insitu. Cada día lucha por sus náuseas, vómitos,  la alopecia, el mal cuerpo y la soledad, frío y el desanimo. Estamos contigo. Princesa.

viernes, 16 de octubre de 2015

Siempre que empiezo algo nuevo, es ilusionante, pero que poco me dura la ilusión. 

Un proyecto nuevo, una nueva meta, un futuro a la vuelta de la esquina, complicado, difícil, duro, con ganas, con desgana…

Me gusta empezar proyectos nuevos, ser innovadora, creer que siempre se puede y se debe mejorar, pero no, la mayoría de la gente es conformista, mejor quedarse como se está, sin ganas de mejorar, mejor conocer lo que ya se sabe, y no disfrutar de lo nuevo, de lo aprendido, mejor quedarse en casa con los brazos cruzados, sin hacer el más mínimo esfuerzo para nada. Pero como alguien quiera destacar…, la hemos jodido, colaboración por parte de los demás ninguna, se creen inferiores y para suplir esa inferioridad, te quieren putear. Lo hacen, pero las puteadas son en el fondo ellas.

Nunca quieren aprender, y luego se consideran las más listas y las mejores, incautas, infelices e incultas.


Quizás yo no sea brillante, quizás  ni inteligente, pero me siento feliz al poder compartir mis palabras con aquellos pocos que me quieren escuchar.

miércoles, 1 de julio de 2015

HOY ES UN DIA DE DUALIDADES

Rosa niña, azul niño. Vascos brutos, andaluces jocosos….. Como estas podríamos decir 50.000 más., pero no vamos a desmontar estos mitos, porque lo son, son  mitos y punto.
Hace sol, 30 grados al sol, la temperatura se espera que suba más que 40 grados. 

Queremos sol, pero ¿a qué precio?. El sol como la lluvia son fundamentales, para nosotros, para la tierra, para la atmósfera…. Pero tanto sol, tanta ola de calor, ciudades impracticables, gentes con aire acondicionados a tope, terrazas con vapores de agua, fuentes improvisadas por ayuntamientos para que la gente se refresque, playa, piscinas, lagos y pantanos…. Todo sirve para refrescarse un poco... Pero solo un poco, nada más que eso. Cuando hay sol queremos agua y cundo ya estamos hasta las narices del agua queremos sol, no nos entendemos ni nosotros mismos, siempre con dualidades, siempre jugando entre dos conceptos diferentes, opuestos.

Desde pequeños nos enseñan que hay dualidades, nosotros debemos no llevarlas hasta el extremo, porque las dualidades no tienen problema hasta que se pasas a extremos. Aquí ya empieza el problema. La cuerda es tan fina entre la cordura y la locura que es difícil no traspasarla a veces.


¿Quién no ha pensado alguna vez en una locura? Ya sea de amor o de desamor o simplemente a una situación extrema en la vida. Cada individuo es un mundo, un mundo en el que traspasar una cuerda es tan fácil. ¿Dónde está ser cuerdo y donde la locura?

lunes, 29 de junio de 2015


"No hay nada mejor que un beso tuyo..., bueno si, dos besos, o tres, o cuatro..."

Frase única, dedicada a los que quiero.

sábado, 27 de junio de 2015

HACIA DONDE VAMOS

La vida es un tobogán con sus subidas y sus bajadas. El problema de las subidas es que tienes que estar pendiente de la bajada. ¿Cómo será? ¿Cuándo será? y lo más problemático ¿Cómo será el batacazo que me pegue?

Sí, es así de duro, pero es la pura realidad y a veces un poco de cura de humanidad  e humildad no viene nada mal.

A mí en las bajadas me da por llorar, sufrir y lamentarme de todo lo habido y por haber. Aún sigo recuperándome del golpetazo sufrido.

Fue hace un mes, presentaba un trabajo, halagos por arriba, halagos por abajo, unas arpías con caras de Ángel. Llego el día de la presentación, emotiva, vivida desde lo más humilde que se puede vivir, sentida, termine vacía, llorando de los nervios vividos y de todo un trabajo de nueve meses. Felicitaciones de mis compañeras, más halagos…, me paraban hasta en el baño, no me dejaron ni tomar café, a todo el mundo le había gustado. Un subidón.

Imaginaros la cara de póker, de cabreo, de lágrimas, de disgusto, de mala sangre,…. que me quedo cuando el comité no eligió nuestro trabajo para las “nominaciones”,  en ese momento si me hubieran dejado me hubiera pedido explicaciones a cada uno de los miembros de aquel comité, desgraciados pensé, no se quizás lo dije, pero al lado mío había una señora , señora con letras mayúsculas porque lo es,  me decía: -no sueltes ni una palabra aquí, ni una lagrima delante de nadie, calladita, se señora.

Me contuve, me consto Dios y ayuda estar así, pero luego…. Ríos y ríos de lágrimas salada salían de mis ojos, tiempo perdido me  decía a mí misma, tiempo quitado a los míos, a mi trabajo, a mi estudio, y no han sido capaz de valorar nada.

Aprendí desgraciadamente, el bajón sigue aún. Me lamo las heridas, cada vez escuecen menos, ¿Será por el tiempo? ¿Será porque voy a por otro proyecto? La mente sigue pensado, me han torpedeado pero el barco sigue aun navegando, pondremos un parche gordo y seguiremos navegando por la vida.

Eso sí, sí puedo el año que viene presento otro trabajo, me lo tomaré con tanta tranquilidad y no me involucraré tanto, ¡Esta última frase no me la creo ni yo! Aunque sabiendo el percal… ya iré preparada, de todo se aprende en esta vida.