jueves, 25 de abril de 2013


NUEVAS TECNOLOGIAS

¿Cómo sería nuestra vida en este momento sin teléfono?
¿Sin  ordenador?
¿Sin e-mail?
¿Sin Facebook?
¿Sin twitter?
¿O sin whapss en el móvil?

¿Qué haríamos si alguna vez tuviéramos un apagón digital total? ¿Qué haríamos si nuestro mundo volviera para atrás en tema digital mas de 30 años?

Volveríamos a escribir cartas de amor, de desamor, de tristezas y de alegrías, a mano,  con esa caligrafía, esa calidad de letra, ese papel antiguo, y como no vamos a pensar en el bolígrafo o en la pluma, ese olor a tinta tan característico. Y por supuesto en esos sobres que rodean al papel donde hemos escribo nuestras palabras sentidas.

No tendríamos tantas abreviaturas, tantas faltas de ortografía, tanto juntas las palabras, omitir letras que no sabemos a veces lo que nuestro interlocutor nos quiere decir.


jueves, 18 de abril de 2013


MUJERES CON VIDA

Hay una canción de Sergio Dalma que dice: Cuando el predictor se viste de rosa en el cuarto de baño y te indica que vas a ser madre a finales de mayo.

El día que el predictor se pone con dos rayas rosas puede que la mujer tiene dos emociones totalmente distintas. Una puede ser de alegría inmensa y la otra de la más profunda tristeza. Dejemos aparte esta última y centrémonos en la primera.

Eres feliz, dentro de nueve meses un nuevo ser humano nacerá de tu vientre, darás a luz una nueva vida.

El embarazo puede ser muy bueno y la mujer está pletórica y no tener ninguna molestia, o por el contrario, tener un embarazo malo, tener todas las molestias del mundo y aborrecer todo lo habido y por haber.

Pero aunque te encuentres en este último supuesto, la alegría de gestar un nuevo ser es impresionante, como mes a mes crecen y se desarrollan todos y cada uno de sus órganos. Es curioso durante este tiempo en el cuerpo de una mujer hay dos corazones latiendo, cuatro pulmones y dos cerebros, es la creación, es una sensación única.

Y cuando la tripa de la embarazada va creciendo y el feto se mueve, esa patadas que a veces son incomodas, pero que nos llena de alegría por  sabemos que están bien, como interactúan con las voces o música que escuchan, es una sensación indescriptible y solo la pueden sentir las madres.

Esas que llevan su peso nueve meses, esas que son madres durante toda la vida, que sufren al lado de sus hijos, que se alegran cuando estos son felices. Esas son mujeres fuertes, mujeres con vida que dan vida.

miércoles, 10 de abril de 2013





Esta tarde tres amigas se han encontrado después de varios meses sin verse.
Dos de las tres están casadas y cansadas de sus respectivos. Y la tercera acaba de separarse recientemente y mantiene un apasionado romance con alguien de su entorno próximo.
Da la casualidad que ha habido un grupo de personas que la han criticado a está última por su affaire, no lo ven nada correcto.    ¡Pobre mujer y hombre que han sido abandonados!
En este país tenemos la buena costumbre de criticar al vecino, de hacerle la vida imposible, de joder por el mismo hecho de joder, pero cuidado con escupir para arriba porque en algún momento te puedes mojar.
Tanto criticar a esta última amiga  y ahora uno de los que mas la criticaron le ha pasado lo mismo. Su mujer le ha abandonado por otro.
Como digo yo: Cuando las barbas de tú vecino veas cortar pon las tuyas a remojar.

lunes, 8 de abril de 2013


LA RUTINA

Vuelve la vuelta a la normalidad, la rutina, otra vez lo mismo, otra vez la misma realidad.
No me gusta siempre lo mismo, nunca me ha gustado. Siempre es mejor variar, dicen que en la variedad esta el gusto.
Pero es muy difícil en esta sociedad en la que vivimos cambiar o variar porque ha muchas de las personas que la integran no les parecen nada bien el cambio.
Y como vivimos en un país de falsos, cotillas y pacotillas, hay veces que no damos pasos para el cambio.
Propongo cerrar los ojos, relajar la mente, oír música, sentir nuestra respiración, como nuestro cuerpo se relaja y como se cargan nuestras energías para afrontar lo que nos viene, la vuelta a la rutina. ¿Cambiaremos algo o seguirá todo igual?
Tiempo al tiempo.