jueves, 18 de abril de 2013


MUJERES CON VIDA

Hay una canción de Sergio Dalma que dice: Cuando el predictor se viste de rosa en el cuarto de baño y te indica que vas a ser madre a finales de mayo.

El día que el predictor se pone con dos rayas rosas puede que la mujer tiene dos emociones totalmente distintas. Una puede ser de alegría inmensa y la otra de la más profunda tristeza. Dejemos aparte esta última y centrémonos en la primera.

Eres feliz, dentro de nueve meses un nuevo ser humano nacerá de tu vientre, darás a luz una nueva vida.

El embarazo puede ser muy bueno y la mujer está pletórica y no tener ninguna molestia, o por el contrario, tener un embarazo malo, tener todas las molestias del mundo y aborrecer todo lo habido y por haber.

Pero aunque te encuentres en este último supuesto, la alegría de gestar un nuevo ser es impresionante, como mes a mes crecen y se desarrollan todos y cada uno de sus órganos. Es curioso durante este tiempo en el cuerpo de una mujer hay dos corazones latiendo, cuatro pulmones y dos cerebros, es la creación, es una sensación única.

Y cuando la tripa de la embarazada va creciendo y el feto se mueve, esa patadas que a veces son incomodas, pero que nos llena de alegría por  sabemos que están bien, como interactúan con las voces o música que escuchan, es una sensación indescriptible y solo la pueden sentir las madres.

Esas que llevan su peso nueve meses, esas que son madres durante toda la vida, que sufren al lado de sus hijos, que se alegran cuando estos son felices. Esas son mujeres fuertes, mujeres con vida que dan vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario