domingo, 31 de marzo de 2013



Me encanta ver crecer a mis hijos, verles felices y saber que su inteligencia y lenguaje progresan adecuadamente para su edad.
Me encanta cuidarles y protegerles.
Cuando están enfermos mi corazón se parte en mil pedazos y solo se recupera cuando ya está todo restablecido.
Me encanta como transmiten ese amor que les procesado durante años.
Me encanta verles jugar con sus amigos y sus juguetes.
Pero con lo que no puedo y creo que es mi mayor sacrificio por y para ello, es pasar horas y horas  en el parque viendo como son felices y yo estoy helada de frío.
¿A qué adivináis desde donde he escrito esta entrada?

2 comentarios:

  1. Tienes que dar impulso al columpio para no pasar frio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Tengo que dar impulso al columpio o me tengo que montar en el para no pasa tanto frío?. Esto último esta totalmente descartado porque los demás padres y madres también iban a querer ya que también ellos están muertos de frío como yo.
    Gracias por tu respuesta.

    ResponderEliminar