sábado, 2 de marzo de 2013


AMOR CON MAYÚSCULAS


El amor se multiplica siempre cuando un nuevo miembro llega a tu familia.

 Hay un recuerdo de hace un montón de años cuando nació la hija de mi prima, me acuerdo que mi hija no entendía que el amor a un recién nacido no implicaba que el suyo se reduciera a la mitad. Me costo mucho hacerla entender ese concepto abstracto del amor, con el tiempo y la paciencia, cosa que a veces, con ella, en edad adolescente plena, ya no tengo, lo entendió.

 En la actualidad ella intenta entender el amor como color rosa, todo es bonito, el primer amor, el desamor, la reconciliación.

 Ah! Mi niña, te estás haciendo un jovencita muy bella, tengo mucho miedo que te hagan daño en esta vida cruel, por eso siempre te aconsejo, tu siempre dices que pasas de mi, todos los que te rodeamos queremos lo mejor para ti, te amo, te quiero con locura.

El amor hacía los hijos es un dar y casi nunca recibir pero es implícito a eso que se llama ser madre.

 Ahora entiendo a mis padres, les adoro y siempre pase lo que pase  están ahí con ese amor incondicional hacia sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario