martes, 26 de febrero de 2013


AFECTO PÚBLICO


¿Por qué  nos cuesta tanto las demostraciones de afecto en público y a veces incluso en privado?
La sociedad en la que vivimos nos ha enseñado que las emociones han de ocultarse o que no hay que dar demostraciones efusivas de afecto entre nosotros.

A mis hijos no les gusta que se demuestre ese afecto delante de  sus amigos o colegas. ¿Por qué? ¿Si se comen los morros con su queridísimos amig@s en cualquier lugar público por qué no quiere que le demos dos besos y un abrazo?

Lo bonito de este mundo es quererse, darse besos, abrazarse, sentir  el cariño y el amor que nos profesamos, ahora que lo podemos hacer, ¿A que vamos a esperar a criar malvas? Yo por supuesto que NO.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo. Además nunca te arrepentirás de haber compartido un sentimiento. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Nunca me suelo arrepentir de compartir un sentimiento, a veces es difícil por la situación. Soy humana y cometo errores, puedo tropezar en la misma piedra,pero entonces me levanto, dibujo una sonrisa y sigo el camino.

      Eliminar
    2. Cual es tu último sentimiento compartido?

      Eliminar